Contacto


"MENSAJERIA EL CABURE"
Celular 3456264846

_________

Lic. Andrés M. Di Girolamo
Kinesilogia-Fisiatria
M.P.1084

Domicilios
Cel. (0345)156267783 – Tel. (0345)427-1349
____________________

Condenaron a Sebastian Wagner a prisión perpetua por la muerte de Micaela García, y a Néstor Roberto Pavón a cinco años de prisión por encubrimiento a

El Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguay resolvió condenar a Sebastián José Luis Wagner a la pena de prisión perpetua y accesorias legales, según la información enviada a infobyn.com al declararlo autor material y penalmente responsable de los delitos de abuso sexual con acceso carnal en concurso ideal con homicidio agravado por ser con alevosía, criminis causa y violencia de género, que tuvo como víctima a Micaela García; Néstor Roberto Pavón fue condenado a la pena de cinco años de prisión por encubrimiento agravado; y Gabriel Ignacio Otero fue absuelto de culpa y cargo.

        En el marco del legajo Nº 142/17 caratulado “Wagner, Sebastián José Luis; Pavón, Néstor Roberto; Otero, Gabriel Ignacio s/abuso sexual c/acceso carnal en concurso ideal c/Homicidio calificado por alevosía, criminis causa y femicidio; para Pavón alternativamente encubrimiento agravado; y José Fabián Ehcosor s/encubrimiento agravado”, el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguay, integrado por los Doctores Roberto Javier Cadenas, como presidente de causa, y Darío Ernesto Crespo y María Angélica Pivas, dio a conocer su resolución en la mañana de hoy.
        El presidente del Tribunal leyó los principales fundamentos que les permitieron arribar a las condenas de Sebastián Wagner a la pena de prisión perpetua, al declararlo autor material y penalmente responsable de los delitos de abuso sexual con acceso carnal en concurso ideal con homicidio agravado por ser con alevosía, criminis causa y violencia de género, que tuvo como víctima a Micaela García; y de Néstor Roberto Pavón a la pena de cinco años de prisión de cumplimiento efectivo y accesorias legales, al declararlo autor material y penalmente responsable del delito de encubrimiento agravado.
        Asimismo el Tribunal resolvió absolver de culpa y cargo a Gabriel Ignacio Otero, disponiendo el cese de la prisión domiciliaria que viene sufriendo y su inmediata libertad.
        La lectura íntegra de la sentencia se llevará a cabo el miércoles 25 de octubre a partir de las 8,30 horas.
        El veredicto completo leído en la mañana de hoy se puede consultar a continuación.


Page
55
/
55

Page 1 of 55

VEREDICTO

A los 17 días de octubre de 2017, este TRIBUNAL DE JUICIO Y

APELACIONES DE LA CIUDAD DE GUALEGUAY, integrado por los Doctores

Roberto Javier Cadenas, como presidente de causa, y Darío Ernesto Crespo y

María Angélica Pivas, como Vocales de segundo y tercer voto respectivamente,

se constituye en la Sala de Audiencias a los fines de dar a conocer el Veredicto

en el LEGAJO No 142/17, caratulado “Wagner, Sebastián José Luis; Pavón,

Néstor Roberto; Otero, Gabriel Ignacio s/abuso sexual c/acceso carnal en

concurso ideal c/Homicidio calificado por alevosía, criminis causa y femicidio;

para Pavón alternativamente encubrimiento agravado; y José Fabián Ehcosor

s/encubrimiento agravado”, que tramita ante este Tribunal y en el cual se

encuentran imputados Sebastián José Luis Wagner, D.N.I. 32.726.691; Néstor

Roberto Pavón, D.N.I 28.723.599; y Gabriel Ignacio Otero, D.N.I. 38.387.305;

cuyos demás datos personales constan en el respectivo legajo.

De conformidad a lo dispuesto en el Art. 453 del C.P.P.E.R. vigente, el

Tribunal ha deliberado en sesión secreta, se ha planteado y ha votado las

cuestiones sometidas a ponderación y luego de valorar la prueba legítimamente

incorporada al proceso de conformidad a los postulados de la sana crítica racional

ha arribado a las conclusiones que a continuación se detallarán, dejando aclarado

desde ya que justamente por tratarse esta resolución de un veredicto y no de la

sentencia íntegra, solo se dan a conocer en la presente algunas de las razones

por las cuales el tribunal arriba a las conclusiones que llegó, quedando

reservado, en consecuencia, para la sentencia definitiva el abordado completo y

con mayor profundidad de las cuestiones planteadas.

1o) Materialidad de los hechos y situación procesal del imputado

Sebastián José Luis Wagner en relación al abuso sexual con acceso

carnal y el homicidio triplemente calificado de Micaela García

El tribunal considera probado fehacientemente que el imputado Sebastián

José Luis Wagner, en las circunstancias que se detallarán a continuación, abusó

sexualmente de Micaela García, accediéndola carnalmente vía vaginal con su

Page 1 of 55

Page 2 of 55

miembro viril, y procedió a quitarle la vida asfixiándola, con alevosía, para lograr

su impunidad y en un contexto de violencia de género.

En efecto, de conformidad a la prueba producida en la audiencia de debate,

el tribunal considera fehacientemente acreditado que el día 1 de abril de 2017,

luego de que Micaela García saliera caminando a la hora 05:26 del local bailable

“King”, sito en la calle Belgrano próximo a 25 de Mayo esta ciudad, en dirección

a su domicilio ubicado en calle Quintana nro. 219, departamento 9, unas cuadras

antes de llegar a éste, más precisamente en las inmediaciones de la intersección

conformada por las arterias Intendente Quadri y Antártida Argentina, siendo

aproximadamente la hora 05:45, fue atacada violentamente por Sebastián José

Luis Wagner y obligada a ascender por la fuerza y en contra de su voluntad al

automotor en que éste se movilizaba en ese momento, marca Renault, modelo

18 Break, dominio colocado VQZ-074, color gris oscuro, más precisamente por la

puerta delantera derecha del vehículo, lugar donde la víctima, como

consecuencia de la resistencia que opuso, perdió una de las sandalias que llevaba

puesta en esa ocasión, la que quedó en la vía pública sobre la calle Intendente

Quadri, habiéndose acreditado, asimismo, que, ante dicho ataque, la víctima

reclamó infructuosamente auxilio.

Se acreditó, asimismo, que previo a tal ataque violento, el imputado

Wagner, a bordo de dicho automotor, venía persiguiendo a la víctima desde hacia

varias cuadras luego que ésta saliera del local bailable “King”.

Se demostró, además, que el vehículo permaneció en el lugar donde fue

atacada Micaela por aproximadamente diez minutos, y que luego de ello, siendo

aproximadamente la hora 05:56, con la víctima ya a bordo del rodado, el

imputado Wagner se alejó de ese lugar y se dirigió a una zona próxima a la

planta de tratamiento de reciclado, sito en la intersección conformada por las

calles 119 y 33 de la Primera Sección Quintas, donde permaneció por

aproximadamente unos 35 minutos.

Que luego de abandonar esa zona, el imputado Wagner, siempre con la

víctima a bordo del rodado referido, tomó por la Ruta Nacional Nro 12 hacia la

zona norte de la ciudad, y aproximadamente a las 07:00 horas circuló en sentido

contrario, esto es norte-sur, para aproximadamente unos 20 minutos más tarde

hacerlo nuevamente en sentido sur-norte para posteriormente tomar en

dirección este y dirigirse a las inmediaciones de la calle pública nro. 17 de la

Page 2 of 55

Page 3 of 55

zona de la Primera Sección Chacras, a unos 600 metros aproximadamente al

margen este de la Ruta Nacional Nro 12 donde permaneció hasta

aproximadamente las 07:45 horas, abandonando luego esa zona para transitar

desde allí varios kilómetros hasta la zona próxima al establecimiento rural “6

Robles” ubicado sobre la denominada Calle Camino Calderón que lleva a la

localidad de González Calderón, ubicado en el Primer Distrito “Cuchillas” del

Departamento Gualeguay, donde el rodado fue observado alrededor de las 08:30

horas, aproximadamente.

Que durante el trayecto descripto y en el lapso mencionado, no habiéndose

podido precisar el lugar y horario exacto, el encausado Wagner procedió a abusar

sexualmente de la víctima accediéndola carnalmente con su miembro viril vía

vaginal y a quitarle la vida, de manera alevosa por como había reducido a la

víctima, comprimiéndole el cuello mecánicamente hasta asfixiarla, en un

evidente contexto de violencia de género y con la ultra intención de lograr su

impunidad.

Se acreditó, asimismo, que partes de las prendas, el restante calzado y las

llaves y un llavero que tenía la víctima al ser abordada violentamente por

Wagner quedaron en la zona norte de esta ciudad, en un lugar con abundante

vegetación y escasamente habitado de la Primera Sección Chacras, más

precisamente sobre la calle pública nro. 115, a aproximadamente 590 metros del

margen este de la Ruta Nacional Nro. 12, elementos estos que recién fueron

encontrados y secuestrados por personal policial en ese lugar el día 7 de abril de

2017, en horas de la tarde; en tanto que al cuerpo de Micaela García el imputado

Wagner lo ocultó en una zona rural, más precisamente a unos 21,60 metros del

margen oeste del camino rural de tierra denominado Calle Camino Calderón que

lleva a la localidad de González Calderón, ubicado en el Primer Distrito

“Cuchillas” del Departamento Gualeguay, cerca de la Estancia “6 Robles”, el cual

fue hallado recién en horas de la mañana del día 8 de abril de 2017.

La prueba que avala la materialidad de los hechos como la consecuente

responsabilidad de Wagner en esos sucesos ilícitos será expuesta y valorada en

su totalidad en la sentencia que será dada a conocer oportunamente. Sin

perjuicio de ese análisis más exhaustivo, el tribunal considera oportuno

mencionar aquí algunas de las probanzas que han llevado a la conclusión referida

anteriormente y destacar el despliegue investigativo del personal policial

Page 3 of 55

Page 4 of 55

interviniente como así también de la fiscalía que llevó adelante la investigación,

más allá que, como ya veremos, no compartimos alguna de las conclusiones a

que arribó el Ministerio Público Fiscal a la hora de los alegatos finales.

Sobre la materialidad de los eventos y la autoria de Wagner en los mismos,

cabe mencionar, entonces, que ello quedó fehacientemente acreditado con el

informe autópsico practicado sobre la víctima y el testimonio del Dr. Walter

Aguirre que intervino en la misma, de la que se desprende, entre otras cosas,

que la causa de la muerte fue por asfixia por compresión mecánica de cuello y

que efectivamente la víctima fue abusada sexualmente; ilustrando acerca de

donde fueron encontradas las prendas y efectos de la víctima como su cuerpo los

croquis, fotografías y actas respectivos incorporados al debate.

También se incorporó el estudio técnico pericial que determinó que el

cuerpo encontrado no era otro que el de Micaela García.

A ello debe adicionarse las declaraciones testimoniales de numerosas

personas que se detallaran y analizaran por su extensión en la sentencia

definitiva.

Sin perjuicio de ello, de estos testimonios cabe resaltar la exposición del

testigo Maximiliano Utz, dado que fue quien precisamente observó el automotor

de Wagner estacionado en el lugar donde fue abordada la víctima y también

pudo ver como de la puerta delantera del lado del acompañante salía una pierna

que, por el calzado que llevaba, luego pudo ser identificada sin dudas como

Micaela García.

Justamente sobre esta cuestión del calzado se cuenta con el acta de

secuestro de la restante sandalia que quedó abandonada en la zona en cuestión,

lográndose determinar posteriormente quien la aportó a la investigación

mediante el informe policial correspondiente y el acta de secuestro respectiva.

En cuanto al lugar del abordaje de la víctima también se cuenta con el

testimonio de Nancy Noemí Zarate, quien a la hora indicada y medio entre

sueños pudo escuchar los gritos de auxilio de una persona que no fue otra que la

víctima de autos.

Declaró también en el debate la testigo Denaday quien observó el rodado de

Wagner el día del hecho, alrededor de las 08:30 horas, en la zona donde

posteriormente fue encontrado el cuerpo de la víctima.

Acerca del recorrido que hizo la víctima desde que salió del local bailable

Page 4 of 55

Page 5 of 55

“King” hasta que fue abordada por Wagner y el que éste realizó con su vehículo

previo a ello y luego con la víctima a bordo, ilustran las imágenes de las diversas

cámaras particulares instaladas en diversas partes de la ciudad y el detallado

informe al respecto elaborado por el oficial Ricardo Galeano.

Por otra parte, también se incorporaron al debate los estudios técnicos

periciales que permitieron acreditar, entre otras cosas, que en el automotor

utilizado por Wagner y en la aspiradora que se utilizó para limpiarlo se

encontraron restos de cabellos pertenecientes a Micaela García y restos de tierra

y vegetación que se corresponde con el lugar donde fue encontrado el cuerpo de

la víctima.

A ello debe adicionarse el testimonio de Nora González, ex pareja de

Wagner, quien relato las circunstancias de tiempo, lugar y modo en que encontró

a Wagner en un estado calamitoso a bordo del automotor con abundante barro

en su exterior y en su interior, lo que luego de reconstruir los hechos se puede

determinar que tuvo lugar cuando Wagner precisamente venía de desprenderse

del cuerpo de la víctima. Relató también dicha testigo cómo pudo observar las

lesiones que evidenciaba Wagner y, asimismo, como ese mismo día, al tomar ella

conocimiento de la desaparición de Micaela García, comenzó a interrogar a

Wagner al respecto y como se formó la convicción que éste había tenido

intervención en los sucesos.

Sobre el estado en que llegó Wagner y su rodado al domicilio de Nora

González, también se cuenta con los dichos del coimputado Otero, que fue quien

posteriormente lavó parcialmente el vehículo y lo aspiró.

También se suma al cuadro probatorio reseñado, los diversos relevamientos

de los movimientos que tuvieron los aparatos celulares investigados y las

comunicaciones entabladas entre sus usuarios –Wagner, Pavón, Otero, Nora

González, Arrativel, González, y familiares de Wagner- de los que también

emerge la responsabilidad de este inculpado en los hechos investigados.

Se cuenta, además, con las denuncias formuladas por la progenitora de la

victima, Andrea Graciela Lescano y los testimonios de las amigas de la víctima,

Jésica Tronco y Carla Churruarin, además del informe policial que detalla las

entrevistas con otras personas vinculadas a Micaela García en las primeras horas

de su desaparición.

A ello cabe agregar los testimonios de Antonio Lencina y Leonardo Arrativel,

Page 5 of 55

Page 6 of 55

empleados del lavadero donde trabajaba Wagner, quienes relataron el cambio

que actitud que notaron en éste a partir del día de los hechos y cómo observaron

el rodado que Wagner utilizó para ello.

Se incorporó en el debate, asimismo, fotografías del vehículo en cuestión y

acta de secuestro del mismo y de la pala que Wagner llevaba el día del hecho,

como también de la aspiradora que se utilizó para limpiar el interior del vehículo;

acta de allanamiento donde vivía Wagner, cuadernillo fotográfico del calzado de

la victima encontrado en el lugar de su abordaje; acta de secuestro de las

prendas y efectos que ésta llevaba el día del hecho.

Todo ello y lo que se agregará al respecto en la sentencia completa que

oportunamente se dicte, no solo acredita el abuso sexual con acceso carnal de la

victima, que el propio imputado Wagner admite y ha confesado, sino también el

homicidio agravado que éste ha cometido y que niega rotundamente.

En cuanto al descargo que el imputado Wagner ha realizado sobre los

hechos que se le imputan, consistente en culpar exclusivamente al coimputado

Pavón por la muerte de la víctima, el tribunal considera que debe ser descartado

de plano, ya que no es más que una estrategia de Wagner para procurar

eximirse de responsabilidad penal por tan aberrante suceso y, a su vez, vengarse

de Pavón por ser la única persona que sabía a donde se había fugado y a partir

de quien surgió la información para lograr la detención de Wagner, como

quedará en evidencia a continuación al tratar la situación del coimputado Pavón

por la imputación principal que se le ha efectuado, quedando descartado, desde

ya, entonces, los planteos efectuados por la Dra. Susana Alarcón, defensora

técnica del imputado Wagner en torno a la inocencia de éste en la muerte de la

víctima, a pesar del destacable esfuerzo argumental demostrado por la misma,

pero que no puede prosperar por ser abrumadora la prueba en contra de su

asistido Wagner.

2o) Situación procesal del inculpado Néstor Roberto Pavón en

relación a la imputación principal de abuso sexual con acceso carnal y

homicidio triplemente calificado de Micaela García

Los representantes del Ministerio Público Fiscal y la parte querellante, en

sus respectivos alegatos de clausura, mantuvieron la imputación principal dirigida

Page 6 of 55

Page 7 of 55

al encausado Néstor Roberto Pavón consistente en haber participado

conjuntamente con Wagner, en las circunstancias de tiempo, lugar y modo ya

detalladas anteriormente, de la captación violenta, abuso sexual con acceso

carnal y muerte calificada de Micaela García. Es más, las partes acusadoras

dieron por acreditado en sus alegatos que quien ejecutó de propia mano la

muerte de Micaela fue el imputado Pavón y no Wagner, circunstancia ésta que ni

siquiera se encontraba descripta con esa precisión en la imputación inicial, más

allá de que dichos acusadores consideran a ambos coimputados coautores de los

hechos investigados por las razones que expusieron.

Tal postura acusatoria contra el imputado Néstor Roberto Pavón no es

compartida en absoluto por este tribunal, toda vez que la versión brindada por

el imputado Wagner consistente en confesar el abuso sexual con acceso carnal

contra la víctima, pero, en cambio, inculpar exclusivamente al coimputado Néstor

Roberto Pavón por la muerte de ésta -luego de que Pavón también la abusara

sexualmente, según Wagner- es totalmente inverosímil y solo aparece como un

vano intento de éste de eximirse de responsabilidad por el homicidio agravado de

Micaela García.

Por otra parte, el tribunal también entiende que no existen otros elementos

probatorios, independientes del inverosímil relato de Wagner, que permitan

acreditar la participación de Pavón en los graves hechos que se le han atribuido

como imputación principal y que, por el contrario, sí concurren una serie de

circunstancias que demuestran la inocencia de Pavón en esos eventos.

Es más, a criterio del tribunal ni siquiera se ha demostrado con el grado de

certeza que se requiere en esta instancia procesal que, además, haya intervenido

otra persona junto a Wagner en los sucesos que tuvieron como víctima a Micaela

García, como se explicará más adelante.

Todo ello sin perjuicio que, como se fundamentará en el punto 4o) de este

veredicto, entendemos que sí existen pruebas suficientes para responsabilizar a

Pavón en los hechos que contiene la imputación alternativa por el delito de

encubrimiento agravado que también le han dirigido las partes acusadoras.

Para arribar a esa conclusión sobre la autoría exclusiva de Wagner en la

captación, abuso sexual con acceso carnal y muerte de Micaela García y la

ausencia de participación del inculpado Pavón en ello, el tribunal, en primer

lugar, ha analizado minuciosamente las dos declaraciones brindadas por el

Page 7 of 55

Page 8 of 55

imputado Wagner, ya que es esencialmente a partir de sus dichos que

inicialmente se involucró al coimputado Pavón en tales sucesos y que en la etapa

de debate los acusadores sostuvieran que incluso fue quien de propia mano dio

muerte a la victima asfixiándola.

De ese análisis y cotejo de las versiones dadas por Wagner no solo surgen

contradicciones manifiestas y esenciales sobre cómo habrían acontecido los

sucesos y cuál habría sido el comportamiento de ambos imputados –Wagner y

Pavón- durante el iter criminis, sino además una serie de circunstancias que

aparecen a todas luces como insostenibles, absurdas y hasta disparatadas, sobre

las cuales jamás se podría edificar tan severa imputación como la que se le dirige

al encartado Pavón.

Así, en su primera declaración, el día 12 de abril de 2017, Wagner refirió

textualmente acerca de la muerte de Micaela “yo lo que quiero aclarar es que yo

no la maté, que no me acuerdo si la maté yo, la ahorqué; que yo estuve con ella

estuve, pero no recuerdo si yo la asfixié, se fue la mano, fui yo o fue el otro,

todo yo, todo solo no puedo hacerlo, manejar, subir el cuerpo” agregando más

adelante Wagner “pasa que yo en un momento estaba perdido”. En esa misma

declaración, a pesar de haber dicho que no recordaba si él la había matado, si la

había ahorcado, si la había asfixiado y si se le había ido la mano, Wagner afirmó

renglones más adelante que a Micaela, luego de haber sido abusada

sexualmente, “Pavón la mata con una soga”.

En su segunda exposición como imputado, ya en el debate oral, Wagner

leyó una declaración que trajo redactada por escrito, y manifestó respecto a la

muerte de la víctima que Pavón la asfixió sin querer, que se le fue la mano y que

esto ocurrió mientras Pavón abusaba de ella y él –Wagner- se había alejado unos

metros para poner música en el auto, tomar una cerveza y prepararse un poco

de droga, y que no observó el momento en que Pavón mata a Micaela, porque

estaba drogándose, agregando Wagner que no vio cuando la estaba asfixiando,

sino la salva, no hubiese dejado que lo haga, le hubiese pegado una patada a

Pavón, y que él –Wagner- hasta incluso pretendió reavivar a la víctima cuando se

dio cuenta de lo que había hecho Pavón.

Vale la pena repasar el pasaje de la declaración de Wagner sobre tal

cuestión porque refleja lo insólito de su versión sobre cómo aconteció la muerte

de Micaela y cómo pretende eximirse de responsabilidad de la misma.

Page 8 of 55

Page 9 of 55

Dijo Wagner al respecto: “fui el primero que tuvo relaciones con la chica y

Pavón la tenia de los brazos. La dejé y siguió con ella Pavón y yo la tenía y ella

no dejaba de decir déjenme manga de hijos de puta los voy a denunciar, yo

conozco mucha gente y los voy a meter presos a los dos. Me puse mal mientras

Pavón abusaba de la chica. Le dije me siento mal voy a tomar uno o dos saques

de merca y voy a poner un poco de música porque ando mal y tomar un trago de

cerveza y mientras me preparo otra línea. Me fui a preparar un poco de droga

porque me sentía mal, descompuesto, estaba empastillado y estaba como loco.

Me preparo otra línea de merca en un espejo redondo que tenía en el auto, puse

música y me prendí un pucho. Cuando volví la chica estaba atrás del auto, yo no

veía cuando estaba tomando las porquerías porque sino voy y le pego una

patada en el pecho y no dejo que la mate, lo rompo todo. Cuando volví el

pelotudo la asfixio sin querer y le dije que hiciste loco y lo miró y miró a la chica

y se quedó mudo. Yo la movía a la chica y no se despertaba, le hice respiración

boca a boca y no se despertaba. Le dije que te pasó boludo por qué hiciste eso,

por qué loco y le dijo que fue sin querer. Por qué la mataste, se me fue la mano,

ella no dejaba de decirme cosas. Yo solo la quería hacer callar. Le dije estás loco

“Miyo” y ahora que hacemos y le dijo dejame pensar. La subieron al auto en la

parte de atrás y se fueron de ahí...”.

Como se puede apreciar de lo dicho precedentemente, de las insostenibles

versiones brindadas por Wagner no queda claro quien mató a Micaela, pues

primero dice que él no la mató, después que no se acuerda si la mató, que no

recuerda si la ahorcó; luego dice que no hay dudas que estuvo con ella, pero que

no recuerda si él la asfixió, si se le fue la mano, y si fue él o fue el otro, para

finalmente decir que fue Pavón y que él solo intentó revivirla, mencionando,

además, en la primera declaración que Pavón lo hizo con una soga, en tanto que

en la segunda declaración ya no aportó tan relevante detalle.

En tales condiciones, y más allá de otras razones que también se expondrán

a lo largo de este veredicto, el tribunal considera, a diferencia de lo sostenido por

la fiscalía y la parte querellante, que jamás se le puede asignar a las

declaraciones de Wagner un valor probatorio como para edificar sobre sus dichos

tan imprecisos, contradictorios, mandases e ilógicos la imputación principal que

se le dirige al coimputado Pavón, máxime cuando es tan evidente que Wagner

imputando la muerte de Micaela a Pavón pretende eximirse de responsabilidad

Page 9 of 55

Page 10 of 55

por ese hecho ilícito, pues se ubica en un lugar donde ni siquiera habría

presenciado tal desenlace fatal, ya que, como vimos, según él, se encontraba

poniendo música, tomando cerveza y preparándose otra línea de merca e incluso

argumentando que tal final de los eventos no estaba en sus planes y que le

indignó el proceder de Pavón hasta el punto que intentó revivir la víctima con

una respiración boca a boca, un relato macabro y perverso de lo acontecido que

el tribunal rechaza del modo más enérgico.

Es más, si se diera crédito a la versión de Wagner acerca de que fue Pavón

quien mató a Micaela y a las circunstancias de tiempo, lugar y modo en que ello

aconteció, difícilmente se le podría inculpar a Wagner un homicidio mediante el

cual haya tenido la ultra intención de lograr la impunidad como se le atribuye,

pues según el relato de Wagner que las partes acusadoras toman por cierto sería

Pavón el responsable de la muerte de Micaela, ya que Wagner se encontraba a

unos metros haciendo otra cosa y su plan solo consistía en abusar sexualmente

de la víctima, pero jamás terminar con su vida y menos aún para ocultar la

impunidad que requiere un plus subjetivo especial. Es decir, que de creerse la

versión de Wagner, él se encontraría en una mejor situación procesal que Pavón

y hasta tendría serias chances de quedar impune por el homicidio agravado por

ser criminis causa que se le imputa.

Tan relevante consecuencia para el proceso, ya refleja por sí sola la

inconsistencia del relato de los eventos dado por Wagner y es un indicador

concreto de que no puede ser tomado en serio sin violar las reglas de la sana

crítica racional que rigen el proceso penal y sin poner en riesgo la imputación

central que se le dirige al propio Wagner por la muerte de Micaela García.

Adviértase que las partes acusadoras, especialmente la fiscalía, no es que

tome como creíble solo algunos pasajes de la versión de Wagner, lo cual, de

haberse dado, podría estar justificado en algunos casos donde aporta datos que

se condicen con la realidad de lo acontecido, sino que tal parte acusadora le

creyó a Wagner de punta a punta, afirmando incluso expresa y enfáticamente

que Wagner no miente.

Tal proceder, incomprensible para este tribunal a la luz de la prueba

existente, obligó a la misma fiscalía a realizar un enorme esfuerzo argumental

para poder mantener la imputación contra Wagner por el homicidio de Micaela,

pues, como ya dijimos, si se toma su versión completa pareciera que la muerte

Page 10 of 55

Page 11 of 55

es obra exclusiva de Pavón y que Wagner ni siquiera la tuvo en mente por lo que

no resulta sencillo comprender como se lo puede involucrar en la misma y más

aún con el alcance que la misma fiscalía sostiene, esto es, que con el homicidio

Wagner tenía la ultra intención de lograr su impunidad.

Así la fiscalía se vio obligada a argumentar “que Wagner quiere

autoexcluirse de la muerte, pero que no puede hacerlo porque sabe que al

colocar este tremendo riesgo en marcha, de secuestrar una joven, llevarla a un

paraje solitario, violarla, entraña el peligro de su denuncia y entraña la hipótesis

de su deceso para evitar esta denuncia. Al entendimiento de Wagner no podía

escaparle esta situación...”.

Como se ve, la fiscalía debió recurrir a una rebuscada argumentación para

poder seguir sosteniendo la imputación de Wagner por la muerte de Micaela e

incluso hacer afirmaciones que resultan doctrinaria y jurisprudencialmente muy

discutibles, teniendo en cuenta que no solo atribuye a los imputados el delito

doloso de homicidio, sino que en una modalidad agravada por ser criminis causa

que precisamente requiere un plus subjetivo en el autor que no es sencillo

acreditar, y que justamente del modo que argumenta la parte acusadora

pareciera no darse, pues cómo se entiende que la fiscalía afirme –siempre sobre

la credibilidad que le otorga a Wagner- que éste cometió el homicidio con una

finalidad de lograr la impunidad cuando al mismo tiempo le está dando crédito a

la versión de Wagner donde éste dice que no solo no quiso la muerte, sino que ni

se la representó ya que no estaba en sus planes y que todo fue obra de Pavón y

que él –Wagner- hasta intentó revivirla.

Con lo dicho precedentemente el tribunal no pretende poner en el centro de

la escena el proceder de la fiscalía, sino solo resaltar que la credibilidad que le ha

otorgado a los dichos de Wagner y la consecuente imputación contra Pavón que

construye sobre los mismos, no resiste el mínimo análisis si se aplican las reglas

de la sana critica racional y que, en consecuencia, al menos en ese aspecto no

puede ser compartido por el tribunal.

El tribunal, como se podrá ir apreciando a lo largo de esta resolución, en

relación a Wagner, ve las cosas mucho más sencillas ya que la prueba en su

contra es abrumadora, a diferencia de lo que ocurre con el coimputado Pavón, no

necesitando recurrir al razonamiento forzado del Ministerio Público Fiscal, que, en

definitiva, para involucrar a Pavón en la imputación principal termina

Page 11 of 55

Page 12 of 55

beneficiando a Wagner al asignarle un menor protagonismo en la muerte de la

víctima, lo que incluso fue aprovechado inteligentemente por la Dra. Susana

Alarcón, defensora técnica del imputado Wagner, quien en su alegato final marcó

la evidente incongruencia de la argumentación fiscal en cuanto que a pesar de

creerle a Wagner todo lo relativo a cómo se asesinó a Micaela le sigue imputando

el homicidio agravado a su defendido.

Y es que al tribunal no le quedan dudas que Wagner fue quien secuestró,

violó y mató de propia mano a Micaela García y todo ello con pleno conocimiento

y voluntad, de un modo alevoso y especialmente para lograr la impunidad y en

un contexto de violencia de género, y que su versión del rol de Pavón en los

eventos no encuentra respaldo probatorio, apareciendo, como ya se dijo, como

un vano y evidente intento de Wagner de ubicarse en una mejor situación

procesal y, a su vez, vengarse de quien lo delató.

Para ello el tribunal tiene en cuenta que además de lo contradictorio e

inverosímil del relato de Wagner en torno a cómo murió la víctima, su versión de

lo acontecido contiene pasajes que rozan el absurdo como para ser consideradas

creíbles y menos aun para sustentar en las mismas la responsabilidad penal del

coimputado Pavón.

En ese sentido, resulta totalmente inverosímil el modo en que según

Wagner habría acontecido el abordaje inicial de la víctima, especialmente

teniendo en cuenta la personalidad de Micaela García que ha quedado acreditada

a lo largo de la audiencia de debate, esto es, en lo que aquí interesa, como una

persona inteligente, con fuerte personalidad y comprometida con cuestiones de

género, que permiten suponer fundadamente su férrea oposición a toda

pretensión de avasallamiento hacia su persona, como a la postre quedó probado

con la resistencia que opuso según surgió del informe autópsico y de lo

testimoniado por el médico forense Dr. Walter Aguirre.

En efecto, en su segunda declaración Wagner señaló que el ascenso de

Micaela al rodado aconteció del siguiente modo. Que mientras circulaban con

Pavón en el rodado en cuestión, por ahí vieron una chica caminando sola y le

dijeron “hola, ¿todo bien?” y la chica los miró; luego dieron una vuelta y la

cruzaron de nuevo, acercaron el auto y Wagner le dijo “vení”, la chica se acercó,

Wagner le abrió la puerta delantera del lado del acompañante y la chica se subió.

Continúa relatando Wagner que ahí fue que él le dijo “hola, da para dar una

Page 12 of 55

Page 13 of 55

vuelta y pasarla bien?” a lo que la chica le contestó “no, no da, yo me bajo”. En

ese momento, según Wagner, él la cazó y no la dejó bajar, porque Pavón le dijo

“cazala”, ayudándolo Pavón porque la chica era más grande y Wagner solo no

podía. Agregó Wagner que la chica dijo “auxilio, déjenme hijos de puta”, y que

entonces ellos cerraron la puerta y le dijeron “calmate, está para salir a dar una

vuelta”, ante lo cual la chica les decía “dejenme bajar,” mientras los amenazaba

que los iba a denunciar.

El tribunal considera, como se dijo, que tal versión de Wagner sobre lo

acontecido al momento de abordar a la víctima es totalmente inverosímil y

absurda, pues resulta impensable que Micaela García, con la personalidad que se

ha descripto, se hubiese acercado y ascendido al vehículo de Wagner de la

manera voluntaria y pacifica que éste narra, teniendo en cuenta que Wagner se

trataba de una persona desconocida, en un horario nocturno, en una zona en que

no había terceras personas sobre la vía pública y que se trataba de un automotor

con vidrios polarizados que impedía ver con nitidez su interior, todo lo cual hacía

evidente que su ocupante no tenía ninguna intención lícita.

A criterio del tribunal resulta irracional, disparatado, imaginar que Micaela

García, en ese especial contexto de peligro, ascendiera voluntariamente al

rodado ante un simple “vení” y apertura de puerta como lo pretende hacer creer

Wagner.

Además, no debemos pasar por alto que Micaela al momento de ser

abordada por Wagner ya se encontraba próxima a su departamento, por lo cual

evidentemente jamás hubiese ascendido para ser acercada al mismo, sino que

de haberlo hecho sería con otras intenciones que, atento el estado y

personalidad de Micaela, deben descartarse de plano.

Como si todo ello fuera poco, no debemos perder de vista que el ánimo de

Micaela en ese momento tampoco estaba para realizar ningún plan que pudiese

siquiera remotamente llevar a pensar que ascendiera voluntariamente al rodado

de Wagner, como éste lo pretende hacer creer, ya que quedó acreditado por las

declaraciones de sus amigas y por lo que surge del intercambio de watshap de su

aparato de celular con el de su novio Alejandro Jacquet que Micaela lo que

menos quería esa noche era continuar algún tipo de diversión, tal es así que optó

por retirarse sola del lugar bailable en que se encontraba. Además ha quedado

acreditado, en ese sentido, que Micaela tenía pasaje para viajar a las pocas

Page 13 of 55

Page 14 of 55

horas a otra ciudad, con lo cual la voluntad de Micaela de ascender

voluntariamente a un rodado y dialogar con un desconocido en el peligroso

contexto descripto no encuadra en ningún razonamiento lógico.

Más absurdo aún resulta el relato de Wagner cuando éste no solo pretende

hacer creer que Micaela se aproximó y ascendió al vehículo voluntariamente, sino

cuando sostiene que una vez en el interior del rodado entabló un diálogo pacífico

con Micaela en el cual Wagner y Pavón le dicen “hola, da para dar una vuelta y

pasarla bien” y que Micaela les responde “no, no da, yo me bajo” y cuando

intenta bajarse -dice Wagner- él la “caza” porque Pavón se lo indicó. Y que luego

de ello, cerraron la puerta y continuaron hablando con Micaela, refiriéndole

“calmate, está para salir a dar una vuelta” y que luego, cuando ya se habían

alejado del lugar le ofrecían pagarle a cambio de tener algo y la víctima no quería

saber nada y les decía que los iba a denunciar, que conocía mucha gente y que

los iba a meter presos.

Nuevamente aquí el tribunal considera totalmente inverosímil la versión

dada por Wagner, pues la misma describe un contexto donde Wagner –y según

él, también Pavón- intentarían convencer a Micaela mediante el diálogo e incluso

ofrecerle algo a cambio para tener sexo, lo que no resiste el menor análisis

desde el momento que la víctima fue secuestrada violentamente y jamás pudo

haber ascendido voluntariamente al rodado y dialogar pacíficamente como

absurdamente lo expone Wagner.

Además, si las cosas hubiesen ocurrido del modo sencillo que lo describe

Wagner, todo debería haber transcurrido muy fugazmente, ya que, según éste,

la victima ascendió enseguida voluntariamente al vehículo, no hubo mayores

diálogos y cuando se quiso bajar la “cazaron” y se fueron del lugar, algo que no

se compadece en los más mínimo con el tiempo que han registrado las cámaras

el vehículo en la zona del abordaje, ya que según ha quedado demostrado por

éstas y por lo dicho por el testigo Maximiliano Utz, el vehículo estuvo detenido en

el lugar donde fue captada Micaela, por lo menos por el lapso de diez minutos, lo

que solo resulta compatible con la férrea resistencia que opuso la víctima para no

ser secuestrada y el consecuente trabajo que le dio a Wagner poder reducirla y

subirla al rodado hasta el grado de poder conducir el vehículo.

Por otra parte, también contradice la versión de Wagner sobre el ascenso

voluntario de Micaela al rodado, la circunstancia de que no se trató de un

Page 14 of 55

Page 15 of 55

encuentro casual entre víctima y victimario, sino que Wagner venía siguiendo con

su rodado a Micaela desde hacia varias cuadras, aguardando la situación propicia

para su violento abordaje, lo que recién tuvo lugar en la esquina de las arterias

Intendente Quadri y Antartida Argentina, es decir, una vez que la víctima dejó el

centro de la ciudad luego de haber salido del local bailable “King”.

Tal seguimiento ha quedado perfectamente reconstruido con las imágenes

registradas en las diversas cámaras analizadas, que dan cuenta del recorrido

efectuado por la víctima y el que, a su vez, iba realizando Wagner a bordo del

rodado, donde se puede apreciar, en el sentido ya indicado, como éste a pesar

de haber divisado a Micaela en la zona céntrica de la ciudad, sin embargo,

aguardó para abordarla violentamente recién en el lugar ya indicado, donde se

presentaban las condiciones para ello.

Esto evidencia que, a diferencia de lo sostenido por Wagner, éste tenía en

mente un abordaje violento de la víctima desde el inicio, lo que descarta de

plano la posibilidad del ascenso pacífico al rodado por parte de Micaela y los

diálogos a los que absurdamente alude Wagner.

Por otra parte, Wagner en su primera declaración dijo que la conocía a

Micaela, que habían estado dando vueltas dos veces en Gualeguay, pero ello en

modo alguno fue acreditado en el debate y, además, Wagner en su segunda

declaración tampoco da a entender que Micaela ascendiera al vehículo por la

circunstancia que se conocieran, con lo cual el tribunal entiende que en este

punto Wagner ha sido nuevamente mendaz con la reiterada intención de

desvincularse del violento abordaje efectuado sobre la víctima. Lo mismo vale

para cuando Wagner afirma, en su primera declaración, que Micaela recién quiso

bajarse cuando se dio cuenta que había otra persona en el vehículo, en alusión a

Pavón, cómo si hubiese aceptado la presencia de Wagner, pero no de aquél, algo

que, en base a lo que se viene exponiendo, no resiste el menor análisis.

Cómo se explicaría, si se creyera la versión de Wagner, que éste decidiera

abusar sexualmente de Micaela del modo que lo describe y admite siendo que si

ya se conocían podía ser denunciado fácilmente por la víctima, salvo que

estuviese en mente de Wagner ultimar a la victima luego del abuso, pero esto es

algo que Wagner en ningún momento reconoce que estuviese en sus planes.

Más ilógico resulta ello aún si se considera que Wagner ya ha pasado por la

experiencia de ser denunciado por sus víctimas de abusos sexuales, con la

Page 15 of 55

Page 16 of 55

consecuente condena de prisión efectiva que sufrió en los procesos que registra

y que surgen del certificado de antecedentes correspondiente.

Continuando con el análisis de la insólita versión de Wagner, en más de una

oportunidad de su segunda declaración éste refiere que la chica era más grande

que él y que solo no la podía. Sin embargo, también dice que mientras Pavón

manejaba el vehículo, él –Wagner- únicamente era quien sostenía a Micaela. Lo

mismo ocurre cuando se refiere al abuso sexual, pues señala que él fue quien

primero abusó de la victima, mientras Pavón la tenia de los brazos. Pero

posteriormente dice que mientras Pavón abusaba de la víctima, él los dejo solos

y se fue a poner música en el auto, tomar una cerveza y preparar droga, con lo

cual no queda claro en su relato si efectivamente se necesitaban dos personas

para sostener y abusar de la víctima o con una persona era suficiente. Ello sin

perjuicio de resaltar la imprecisión de Wagner en su primera declaración acerca

de si Pavón abusó o no de Micaela, ya que preguntado puntualmente al respecto

en un primer momento dijo “y habrá abusado” y luego ante la insistencia del

fiscal que lo interrogó dijo que “si”.

Resulta difícil de imaginar, también, la versión de Wagner en torno a cómo

se distribuyeron en el interior del vehículo. Pues a través del testimonio del

testigo Maximiliano Utz ha quedado demostrado que Micaela fue subida u

obligada a subir por la puerta delantera lateral derecho del rodado, es decir, del

lado del acompañante, por donde se le veía colgar una pierna, con lo cual, si se

estuviese a los dichos de Wagner, habría que imaginar que en la parte delantera

del rodado iban tres personas mayores y de contextura física considerable, esto

es, Pavón, Wagner y Micaela y que, a pesar de la resistencia de la victima que en

determinado momento se quería bajar, no hubo ningún problema para conducir

el rodado, ya que en ningún momento en las cámaras se lo ve zigzagueante.

La fiscalía en su alegato final sostuvo que Wagner se ubicó en la parte de

atrás del interior del vehículo y por entre las butacas delanteras iba sosteniendo

a Micaela, no comprendiendo el tribunal cómo llegó a esa conclusión, pues

ningún elemento probatorio se ha incorporado al proceso en ese sentido.

No puede soslayarse aquí, en el cotejo de ambas versiones de Wagner, que

mientras la primera declaración tuvo lugar el día 12 de abril de 2017, es decir a

pocos días de su detención y cuando aún se estaba en plena investigación sobre

los hechos acontecidos, su segunda versión recién fue introducida en el debate

Page 16 of 55

Page 17 of 55

oral, lo que le permitió en esta ultima oportunidad insertar en la misma datos

reales emergentes de la investigación penal preparatoria.

En ese sentido, es explicable que Wagner, a pesar de ser mendaz en las

circunstancias ya detalladas, realice afirmaciones que se compadecen con los

hechos acreditados, más allá del conocimiento propio que tiene por haber sido

su autor. En ese sentido es entendible, por ejemplo, que su explicación sobre el

lugar por donde se ascendió a Micaela al rodado coincida con lo declarado por el

testigo Utz. Sin embargo, tales coincidencias, precisamente por los motivos que

se vienen exponiendo, de ninguna manera llevan a que este tribunal pueda

otorgar credibilidad a la totalidad del fantasioso relato de Wagner.

Con la misma intención de Wagner de desvincularse de los hechos, se

explica que en la descripción que da de los eventos coloque al volante del

vehículo a Pavón, refiriendo Wagner que él se sentía mal, descompuesto, estaba

empastillado y como loco.

Sin embargo, es el propio imputado también el que en forma contradictoria

con ello, en dos ocasiones de su declaración ante el tribunal, a pesar de tratarse

de una declaración escrita y por ello planificada de ante mano, manifestó

textualmente, refiriéndose al momento previo al ataque a Micaela “paré el auto

al lado”, lo que da la clara idea que era él y no otra persona quien conducía el

vehículo.

Además, es el mismo Wagner quien reconoce haber conducido el vehículo

cuando ya era de día, entre las 09:30 y 10:00 horas del 1 de abril de 2017, lo

que es corroborado por su ex pareja Nora González y las imágenes de la cámara

que lo tomó.

Es decir que no es cierto que Wagner no se encontrase en condiciones de

conducir el rodado y que fuese Pavón quien lo hacía.

Esta modalidad de acomodar su versión de los hechos a datos ya

incorporados a la investigación o que de algún modo eran sabidos por Wagner

por ser su propio autor, alcanza su punto culminante cuando éste habla de una

especie de pacto de silencio realizado con Pavón, al cual, a pesar de lo absurdo,

llamativamente también le dan crédito las partes acusadoras.

Al respecto Wagner señaló en su segunda declaración que luego de los

hechos que terminaron con la vida de Micaela, él le prometió a Pavón que si lo

agarraba la policía se iba a matar con un arma, se iba a gatillar en la cabeza para

Page 17 of 55

Page 18 of 55

que Pavón tuviese una vida feliz y normal con su hijo y su mujer, pero que

lamentablemente las balas no salieron cuando lo fueron a detener y por eso no

pudo matarse. De ese modo, dijo Wagner, si él se suicidaba Pavón no caía.

Nuevamente se advierte aquí como a partir de datos reales, como es que al

momento de ser detenido Wagner personal policial escuchó ruido similar a la

percusión de un arma de fuego y que junto a Wagner efectivamente se secuestro

un arma y balas percutidas, éste acomoda una versión para involucrar

nuevamente a Pavón en los sucesos, diciendo que le prometió matarse antes de

delatarlo queriendo hacer creer que Pavon intervino en los eventos.

Más allá de lo disparato que resulta tal relato de Wagner, no se explica qué

circunstancia lo ha llevado a tan radical cambio de actitud, que de pasar a dar la

vida por la supuesta impunidad de Pavón, pasó a dar una historia de lo

acontecido donde justamente coloca a Pavón en el centro de la escena,

poniéndolo como el mentor de todo, como aquella persona que lo instó a que

tome por la fuerza a Micaela, que condujo el vehículo, que mató a la víctima, que

decidió esconder el cuerpo, etc. etc.

Nadie ha explicado en el debate tan determinante cambio de actitud de

Wagner y es que ello no tiene explicación; tal pacto es un invento extravagante

de Wagner y no existió jamás por la sencilla razón que Wagner fue el único autor

de los hechos y, como ya dijimos, solo involucra a Pavón para intentar eximirse

de responsabilidad por el homicidio de Micaela García, y de paso vengarse de

quien aportó datos a la policía par su detención, por cierto tardíamente y luego

de encubrirlo, como ya veremos.

Pero además de todo lo que se viene exponiendo en torno a los insólito del

relato de Wagner, lo que también llama la atención de sus declaraciones es que

estando en juego su propia responsabilidad por la muerte de Micaela García e

insistiendo él en que ello habría sido obra exclusiva del coimputado Pavón,

Wagner no aportara datos de relevancia para hacer creíble su versión y

precisamente poder responsabilizar a Pavón por esos sucesos, y solo se limitara

al armado de la fantasiosa historia que se viene analizando, para lo cual, claro

está, le resulta de suma utilidad el hecho que había estado con Pavón durante

esa noche y habían sido observados por terceras personas como las que se

encontraban en el local donde cenaron.

En ese orden de ideas debe ponerse de relieve que en sus versiones

Page 18 of 55

Page 19 of 55

Wagner no precisó si Pavón sufrió algún tipo de lesión física o algún daño en sus

prendas, o si en determinado lugar dejó alguna huella de su calzado, ya que

parte de los sucesos ocurrieron en terreno fangoso, o si en el vehículo utilizado

dejó algún tipo de rastro sea de sangre o de barro o de cualquier otro modo;

tampoco dio ningún dato sobre qué hizo con la cuerda que supuestamente habría

utilizado para asfixiar a la víctima; o si tuvieron alguna comunicación telefónica;

es decir, algún elemento objetivo que pudiese corroborar su insostenible versión

sobre el rol de Pavón.

Y el tribunal entiende que tal omisión de Wagner no es caprichosa, sino que

en toda la investigación no surgen elementos objetivos que puedan dar crédito a

lo referido por Wagner sobre el rol que le adjudica a Pavón en los eventos en

cuestión, lo que será analizado más adelante.

Wagner ha pretendido minimizar las contradicciones e ilogicidades

apuntadas precedentemente, indicando que cuando declaró la primera vez, esto

es, cuando en un principio dijo que no recordaba si él había matado a Micaela, si

se le había ido la mano, si la había ahorcado y luego dijo que había sido Pavón,

estaba dopado, agregando que sino él no puede mentir, lo cual solo puede ser

entendido como un argumento insustancial tendiente a mejorar su credibilidad,

pues en la filmación de su declaración no se aprecia ninguna circunstancia que

pueda dar crédito a sus dichos, observándose a un Wagner que comprendía

plenamente de qué se trataba el acto procesal en el que participaba y en el cual,

según dijo su defensor técnico en el debate, declaró por iniciativa propia, dado

que éste le había aconsejado abstenerse de hacerlo.

Es cierto que en tal registro fílmico de su primera declaración se ve a un

Wagner dubitativo en más de una respuesta a las preguntas realizadas por la

fiscalía, pero debe tenerse en cuenta que hacía horas que había sido detenido y

que seguramente no tuvo el tiempo para elaborar una declaración por escrito

como la que trajo a la audiencia de debate, donde ya le dio forma a la mendaz

versión de la intervención de Pavón haciendo jugar datos conocidos de la

investigación para dar visos de verosimilitud a su descabellada versión.

Es cierto también que las declaraciones de Wagner lo fueron en calidad de

imputado y que, en ese marco, no tiene obligación alguna de expedirse en

determinado sentido, pues la ley misma lo faculta hasta guardar silencio si ello

es su deseo.

Page 19 of 55

Page 20 of 55

Ahora bien, lo que no podemos perder de vista aquí es que, una vez que

Wagner optó por declarar, de sus dichos ha surgido la imputación de hechos que

se encuentran nada más y nada menos que conminados con la pena de prisión

perpetua contra otra persona, esto es, contra el coimputado Pavón, y en ese

sentido sus manifestaciones merecen una valoración desde una doble óptica,

esto es, analizando si tienen entidad como descargo del imputado, pero, a su

vez, si la tienen como prueba de cargo contra su coimputado.

Y es precisamente en ese contexto que, como se dijo, no se advierten de

las versiones dadas por Wagner elementos objetivos que puedan haber sido

corroborado en la investigación para mínimamente dar respaldo a sus

afirmaciones en torno a la responsabilidad de Pavón en la muerte de la víctima.

P







Comentar:

Nombre:

Escriba el siguiente texto: CUANAM56

Comentario:


CINE TEATRO ODEON









Infobyn -  Direccion: Andrade 21
TELEFONO FIJO: 0345-4212801 - 
Tel Celular. 0345 / 154149102 -
Concordia - Entre Rios - Argentina 
Email:
bynfm@yahoo.com.ar